Entrevista con Gyula Kosice

kosice

Entrevistamos a Gyula Kosice el 30 de octubre de 2007 para la realización de los fascículos “Tramas desde América Latina”. Fue una experiencia inolvidable y queremos compartirla con ustedes.

¿Cuales son las obras más representativas?

Hay muchas, una es “ROYI” de 1944, por la fecha, de madera, una está en el Malba, pero no hay una preferencia personal mía, la mejor obra “es la que estoy por hacer”, como todos los hijos que uno quiere, las obras tienen que hablar por mí, más que todo el reportaje que me van a hacer…Si las obras te hablaron…. ¿Querés que te cuente una anécdota?

Una vez apareció una pintura de la escuela holandesa muy conocida, y habían dos pinturas para un Museo, pero una había que destruirla, entonces optaron por reunir a varios expertos de la pintura flamenca y finalmente estuvieron tres días juntos hablando y decidiendo a través de rayos laser, diagramas, control de firmas, súper fotografías, ampliadas a diez veces, la cuestión es que todos daban exactamente iguales, las dos eran iguales. Entonces se levanta Giulio Carlo Argan, padre, y dice: -me dejan dos horas a solas con las pinturas, quiero estar en soledad con las dos pinturas- Al rato sale y dice, -esta pintura es la que hay que destruir y esta es la que hay que guardar en el Museo. Si pero… ¿Cual es la diferencia? ¿Qué preferencia tiene? Argumente aunque sea, diga las razones, bueno… -ésta pintura me habló, y la otra no-. Tuvo que decidirlo por un estado de tensión estética y de tensión de valoraciones.

La idea más cercana a estos últimos tiempos es la “Ciudad Hidroespacial”, que es la cosa más importante en el plano, digamos de mi filosofía porvenirista, por venir, hacia lo que viene.

¿Cómo la concebís?

Fijate una cosa, la concepción inicial, el germen de todo esto, es la génesis, en la revista Arturo ya había dicho “el hombre no ha de terminar en la tierra”, y a partir de ahí estuve pensando lentamente por qué dije eso, si yo lo dije a los 22 años. ¿Fue una frase fortuita?, ¿Fue una necesidad del momento? Evidentemente fue una necesidad, porque la necesidad dentro de 30 años, algo más, algo menos hay 6500 millones de habitantes en el planeta tierra, dentro de 30 años va a haber un 20% más y cada vez se va incrementando, ¿A dónde nos vamos a poner? En el espacio, hay que ocupar el espacio, hay que ocupar el espacio de los mares y los océanos, hay que ocupar los territorios en el espacio, de ahí viene hidroespacialidad, hidro porque es agua. Todo está contenido en la energía que tiene, fijate la diferencia. El agua y el aire son eternos, lo que necesitamos saber es por qué esa necesidad calibrar la tríada en la cual yo defiendo el arte, ciencia y tecnología y la tecnología iría en primer lugar, en este caso en particular para crear una nueva manera de pensar también, por que yo pongo los lugares para vivir, a cada habitante un lugar para tener ganas, un lugar para no merecer los trabajos del día y de la noche, oír la palpitación del universo, son lugares que son poéticos pero ¿Por qué no poetizar al mundo también? ¿Cuál es la razón?

Entonces te das cuenta, que mi necesidad vital en este momento no es tener solamente un mensaje, sino un mensaje dentro de una necesidad biológica para mantener a una humanidad que se está viniendo, a la tecnología no la para nadie, es un hecho, la idea es elevarla a 1.500, 2.000 metros de altura, ser desplazable, volver a la tierra si uno quiere y crear ciudades nómades ¿Por qué no? Entonces se crearía una condición muy especial, va a ver la ocupación de la tierra, pero va a ver la ocupación real del espacio.

Yo inventé una antimáquina que se llamó IRVE, es un nombre inventado, como todos los que yo hago, por eso hice el diccionario portátil Madí de los años de la década del 40. Estoy tratando de conciliar IRVE no con la proyección de imágenes a otro país o a otro continente, no, si no de volúmenes reales en el espacio. Al estar en otro lugar del mundo y del planeta es posible enviar cualquier cosa, entonces ahí hay una cercanía total de la tierra, todo queda cerca, posible, sobre todo la imaginación, por que es el motor principal y esencial del artista. De cualquier artista; es el principio de todo quehacer, no solamente artístico por que yo creo en todos los campos del conocimiento.