Entrevista con Felipe Noé

Felipe Noé

¿Qué importancia tuvo en su momento la Neo Figuración?

La Nueva Figuración, no es que tuvo importancia para mí, sino que es un cuento que hicimos juntos y ese cuento lo elaboramos entre varios. No faltarán quienes relativizarán nuestra creación, dirán que existía fulano, en tal parte y tal….influencias, pero uno es hijo de un tiempo, ahora uno ve en Internet y está todo. Escuchábamos que decían así de tal o cual cosa pero no sabíamos bien de qué hablaban. Nosotros inventamos aquello que creíamos que era, una actitud. Teníamos condicionantes como la experiencia informalista y la action painting. El mismo año que  hago mi primera exposición, se hace en Nueva York, fue como primera reveladora de esa actitud que se llamaba New image of men, en el Museo de Arte Moderno. Esa fue la primera, yo simplemente coincidía, en espíritu, me venían, recuerdos primera enunciación. El Grupo Cobra ya existía hacía tiempo, pero cuando nos casan con el Grupo Cobra… creo que a mí  el Grupo Cobra no me pesó nada. Es decir, francamente, y a de la Vega tampoco. El Grupo Cobra tenía como una cosa de retorno a un infantilismo que nunca me interesó, pintar como un nene, a mí nunca me interesó y Cobra era militante en eso, a mí lo que me interesaba, era asumir la experiencia abstracta pero para hablar del mundo y el entorno figurativo. Lo que más me interesaba y lo que más me influyó eran los mármoles que estaban en el living, en el hall de la casa del departamento de mis padres y me encantaba reconocer manchas y ver caritas. Además, que Cobra ni que Cobra!!! a mí los mármoles esos influyeron mucho más que Cobra, esa es la verdad. Ahora, que vengan después los historiadores e inventen lo que inventen pero eso no es la verdad es decir y eso pasó, cuando en el año 85 nos invitaron a una exposición histórica en la Bienal de San Pablo también habían invitado, paralelamente al Grupo Cobra y tipos como Glusberg y el director del Museo de Bellas Artes de Montevideo estaban convencidos que nosotros éramos  hijitos de Cobra y cuando vieron el conjunto nuestro y el conjunto de Cobra tuvieron que reconocer que se les había movido el piso,  que era otra cosa, era otra actitud.

El caos es como un orden verdadero y vital, siguiendo este concepto, el siglo XXI ¿Cómo lo ve?

Cuando hablo de caos quiero decir lo siguiente, no confundo caos con desorden, incluso cuando escribí la “Antiestética” todavía estaba confundiendo eso porque las definiciones que hago ahí son más aproximadas al concepto de desorden.  Ahora la tengo clara, caos no tiene nada que ver con desorden. El concepto de desorden es como el concepto de orden, son conceptos estáticos o sea uno tiene… uno se va de su casa la arregló, la limpió, todo está en su lugar como uno quiere… vuelve entró la policía o entraron los ladrones, mas o menos da lo mismo,… y todo está dado vuelta, eso es orden – desorden.  Caos no tiene nada que ver con eso, caos es un concepto que no es estático, tiene que ver con la permanente movilidad, con el cambio absolutamente  constante de cosas, asumir el caos, término que a mí me gusta, es entender la estructura de lo que siempre está en permanente mutación, por ejemplo cuando un fotógrafo deportivo saca una foto de un jugador y quedó ahí en el aire con la pelota en el aire,  eso dura una milésima de segundo pero lo pescó en ese instante y de eso hizo una imagen y de eso hizo una imagen estática un orden una toma de consciencia  de algo que se evapora. Creo  que lo único cierto es lo permanentemente en cambio y ese cambio en la cultura occidental es cada vez más acelerado, hay culturas que tienen registro de otro orden.